Tipos de provisiones

¿Sabes cómo las empresas planifican y gestionan sus riesgos financieros futuros? Quizá hayas oído hablar sobre el término provisión, pero no sabes exactamente que es. Pues bien, en este blog te hablamos sobre la obligación legal de dotar provisiones en tu contabilidad, que tipos de provisiones existen y de cómo representan la mejor forma de que tu empresa se prepare para los eventos inciertos en el futuro.

¿Qué son las provisiones contables?

Es conveniente contar con una asesoría contable que pueda analizar tus cuentas y determinar si es necesario realizar alguna provisión de cara al cierre del ejercicio. Pero si este no es tu caso, te explicamos que tipos de provisiones existen, pero, antes de nada, veamos que es una provisión y por qué son tan importantes.

Las provisiones contables son estimaciones de obligaciones o gastos futuros que una empresa reconoce y registra en sus estados financieros. Estas estimaciones se realizan cuando existe una obligación probable que surgirá a partir de eventos pasados y cuyo importe y vencimiento son inciertos. El objetivo de las provisiones contables es reflejar de manera más precisa la situación financiera de una empresa al anticipar y reconocer anticipadamente ciertos gastos o pérdidas.

Algunos conceptos sobre las provisiones contables para tener en cuenta son:

  • Obligación Futura: Las provisiones contables se crean para cubrir obligaciones futuras que son probables y cuantificables en términos de cantidad y plazo.
  • Estimación: Dado que el importe y el momento exactos de estas obligaciones futuras pueden no ser conocidos con certeza, se requiere una estimación basada en la información disponible y en juicios razonables.
  • Reconocimiento en los Estados Financieros: Las provisiones se reconocen en los estados financieros de la empresa como pasivos, lo que afecta tanto el balance como a la cuenta de resultados. El reconocimiento anticipado de estas obligaciones ayuda a proporcionar una imagen más precisa de la situación financiera de la empresa.
  • Ajustes Periódicos: Las provisiones se revisan y ajustan periódicamente a medida que se obtiene nueva información o se modifica la estimación original. Esto garantiza que las provisiones reflejen la mejor estimación disponible en ese momento.
  • Ejemplos de Provisiones: Las provisiones pueden incluir reservas para cuentas incobrables, garantías de productos, obsolescencia de inventarios, litigios, reestructuración de personal, pensiones y beneficios a empleados, entre otros.

En resumen, las provisiones son una herramienta contable importante que permite a las empresas anticipar y reconocer las obligaciones futuras, contribuyendo así a una presentación más precisa y transparente de sus estados financieros. Estas estimaciones son cruciales para que los inversores, analistas y otras partes interesadas comprendan mejor la situación financiera y las responsabilidades a las que se enfrenta una empresa.

Normas de registro y Valoración de provisiones en el Plan general de contabilidad

Según el plan general de contabilidad (PGC), estas son las normas de reconocimiento y valoración de los diferentes tipos de provisiones:

  1. a) Reconocimiento: La empresa reconocerá como provisiones los pasivos u obligaciones de pago que, cumpliendo la definición y los criterios de registro del PGC, resulten indeterminados respecto a su importe o a la fecha en que se cancelarán. Las provisiones pueden venir determinadas por una disposición legal, contractual o por una obligación implícita o tácita. En este último caso, su nacimiento se sitúa en la expectativa válida creada por la empresa frente a terceros, de asunción de una obligación por parte de aquélla. En la memoria de las cuentas anuales se deberá informar sobre las contingencias que tenga la empresa relacionada con obligaciones distintas a las mencionadas en el párrafo anterior.
  2. b) Valoración: De acuerdo con la información disponible en cada momento, las provisiones se valorarán en la fecha de cierre del ejercicio, por el valor actual de la mejor estimación posible del importe necesario para cancelar o transferir a un tercero la obligación, registrándose los ajustes que surjan por la actualización de la provisión como un gasto financiero conforme se vayan devengando. Cuando se trate de provisiones con vencimiento inferior o igual a un año, y el efecto financiero no sea significativo, no será necesario llevar a cabo ningún tipo de descuento.

Tipos de provisiones contables

La primera clasificación en la que se pueden encajar los diferentes tipos de provisiones contables dependerá de la estimación que tengamos sobre el plazo en el que se hará efectiva la obligación de pago. Distinguimos, por tanto:

  1. Provisiones a Corto plazo: si el plazo es inferior al año.
  2. Provisiones a Largo plazo: si el plazo es igual o superior al año.

Por otro lado, podemos clasificamos las distintas provisiones según el gasto que se estima:

  1. Provisiones por deterioros. Se refieren a las estimaciones de pérdida de valor de activos o grupos de activos. Este deterioro puede deberse a cambios en las condiciones económicas o de mercado que afectan el valor recuperable de dichos activos. Las provisiones por deterioro se establecen para reflejar la reducción del valor y asegurar que los activos se registren a su valor recuperable, evitando así la sobrevaloración en los estados financieros de una empresa. Pueden realizarse por ejemplo sobre elementos del inmovilizado o sobre cuentas con clientes y deudores cuando exista un riesgo real de impagos.
  2. Provisiones de gastos futuros probables o previsibles, son estimaciones contables que una empresa reconoce para reflejar la obligación de incurrir en ciertos gastos en el futuro. Estos gastos deben ser probables o previsibles en términos de ocurrencia y cuantía, pero aún no se conocen con certeza. Un ejemplo práctico podría ser el de una empresa que anticipa la necesidad de realizar reparaciones importantes en su maquinaria en los próximos meses. Aunque la fecha exacta y el costo preciso de estas reparaciones no se conocen con certeza, la empresa tiene indicios claros de que serán necesarias. En este caso, la empresa podría establecer una provisión para gastos de mantenimiento futuros
  3. Provisión de un gasto oficializado que no se ha hecho efectivo, se reconocen para anticipar y registrar la obligación de incurrir en un gasto específico que ha sido oficialmente comprometido pero que aún no se ha materializado en un desembolso de efectivo. Este tipo de provisión se utiliza cuando existe un compromiso formal para realizar un gasto futuro, pero las condiciones para su pago aún no se han cumplido.
Asian people business bookkeeping, Profile of the firm’s accountant for company registration, Deferred Incomes, Drawing Account, stock market, Depletion, Doubtful Debt, Equivalent Units

Plan de cuentas para provisiones

En el PGC encontramos cuentas específicas para los diferentes tipos de provisiones en función de la naturaleza a la que responda el hecho económico que tendrá un efecto en nuestra contabilidad.

 Para el largo plazo:

  • Provisión para retribuciones y otras prestaciones al personal (140)
  • Provisiones para impuestos (141)
  • Provisión para otras responsabilidades (142)
  • Provisión por desmantelamiento, retiro o rehabilitación del inmovilizado (143)
  • Provisión para actuaciones medioambientales (145)
  • Provisión para reestructuraciones (146)
  • Provisión para transacciones con pagos basados en instrumentos de patrimonio (147)

    Para el corto plazo:

  • Provisión a corto plazo por retribuciones al personal (5290)
  • Provisiones a corto plazo para impuestos (5291)
  • Provisiones a corto plazo para otras responsabilidades (5292)
  • Provisiones a corto plazo por desmantelamiento, retiro o rehabilitación del inmovilizado (5293)
  • Provisiones a corto plazo por actuaciones medioambientales (5295)
  • Provisiones a corto plazo para reestructuraciones (5296)
  • Provisión a corto plazo por transacciones con pagos en instrumentos de patrimonio (5297)
  • Provisión por derechos de emisión de gases de efecto invernadero (529X)

Reversiones o Exceso de provisiones

Las reversiones o excesos de provisiones hacen referencia a ajustes contables que una empresa realiza cuando una provisión previamente reconocida resulta ser excesiva o ya no es necesaria. En otras palabras, cuando la estimación original de una obligación futura era más alta de lo necesario o cuando las circunstancias cambian y la provisión ya no es requerida en su totalidad, se realiza una reversión. Este ajuste permite reflejar de manera precisa la situación financiera actual y evita la sobrevaloración de las obligaciones en los estados financieros de la empresa. Las reversiones o excesos de provisiones tienen naturaleza de ingreso a nuestro favor, se aplican a los diferentes tipos de provisiones y se contabilizan en el PGC en el Subgrupo 79: Excesos y aplicaciones de provisiones y de pérdidas por deterioro.

En conclusión, las provisiones contables no son simplemente cifras en una hoja de cálculo; son reflejos cuidadosamente calculados de compromisos futuros a los que las empresas se enfrentarán. Estas estimaciones influyen en la transparencia financiera y en la toma de decisiones No son solo herramientas contables, sino también estratégicas, ayudando a las organizaciones a anticipar desafíos, adaptarse a cambios y mantener una salud financiera robusta. Si necesitas más información o ayuda en ACR Kontablex podemos ayudarte.